Los 7 errores típicos del cine en casa y cómo evitarlos

Si vas a iniciarte en el Home Theater, pronto te darás cuenta de que hay muchos puntos a tener en cuenta a la hora de seleccionar todas las piezas que necesitarás para configurar un gran equipo. En lo que quizás no caigas, es que hay matices sutiles que pueden tener un impacto tremendo en la capacidad inmersiva que tendrá tu equipo de cine doméstico.

Por ello, desde Sound&Pixel Planet queremos compartir contigo los siete errores más frecuentes de la gente cuando instala su Home Theater. La buena noticia es que la mayoría de ellos no cuesta mucho trabajo (ni dinero) corregirlos.

 

1. Elegir mal el tamaño de la pantalla

Cuando pienses en tu Home Theater, considera que has de conseguir una experiencia inmersiva tanto a nivel visual como auditivo. Y una de las preguntas más habituales es “¿cómo elijo el tamaño de la pantalla de cine?”.

Si eliges una pantalla demasiado grande y acabas sentándote muy cerca de ella, podrías sentir vértigo o alteraciones visuales durante las escenas rápidas. Además, al no ver la imagen al completo podrías perderte detalles de la película. Sin embargo, mucha gente comete el error de elegir una pantalla demasiado pequeña, con lo que no logran una experiencia que te lleve al centro de la película.

Si vas a instalar un sistema de proyección frontal, también has de asegurarte de que tu proyector tiene la emisión lumínica necesaria para lograr una imagen brillante. Especialmente, si la pantalla es de gran tamaño. Así como la tecnología necesaria para lograr proyectar el tamaño de imagen que puede acoger la pantalla, teniendo en cuenta la distancia disponible en tu sala.

 

Para elegir el tamaño adecuado de pantalla de cine para tu casa:

Si quieres conocer los distintos tipos de pantallas disponibles, consulta nuestras dos marcas: Seemax y la europea Kauber.

 

2. Usar pintura y acabados inapropiados

Hay una buena razón por la que las salas de cine son oscuras en lugar de estar llenas de espejos. Lo ideal es que una sala para Home Theater sea lo más oscura posible. Las paredes coloridas y claras reflejarán la luz de tu televisor o pantalla de vuelta a la sala, emborronando la imagen. Esto puede ser un gran problema para los proyectores frontales.

También existen distintos tipos de pintura que reflejan la luz más que otros. Asegúrate de que eliges una pintura de acabado mate, y no brillante. Los colores grises son una opción actual y adecuada para las salas donde se instalará un Home Theater.

 

Otro tipo de reflejo lumínico llega de las carcasas y acabados de dispositivos dispuestos alrededor de tu pantalla o televisor. Si colocas un mueble con la parte superior de mármol pulido bajo la pantalla, verás el reflejo de la imagen, lo que resulta una gran distracción y rompe la inmersión.

Esto también puede ocurrir con la superficie de columnas altavoz o dispositivos de acabado metálico o brillante situados cerca de la pantalla, actuarán igual que espejos y afectarán al visionado. Por eso, pensar en el mobiliario y acabados próximos al cine es siempre una buen idea, para evitar este tipo de reflejos.

 

3. Problemas de la línea de visión

Si alguna vez en el cine se te ha sentado delante alguien con un sombrero, o te has dejado las cervicales intentando ver una película en una televisión situada demasiado alto, has experimentado problemas de la línea de visión.

Tienes que estar cómodo cuando estés viendo una película, y también tienes que ser capaz de ver toda la pantalla desde una postura cómoda. 

Esto es normalmente muy sencillo en los Home Theater familiares colocados en el salón: solo tienes que poner la pantalla a la altura de los ojos. Sin embargo, la cosa puede complicarse cuando se dedica una sala exclusivamente al Home Theater si hay más de una fila de asientos.

 

Calcular la altura de los asientos y la pantalla puede requerir unos cuantos cálculos y más de una prueba. Pero merece la pena dedicarle un tiempo durante el proceso de instalación, en lugar de tener que retocarlo una vez esté todo instalado, al evidenciar que resulta incómodo disfrutar del equipo.

 

4. Gastar demasiado presupuesto en la parte de vídeo

Algo nos chirría en el alma al entrar en una sala y encontrar una pantalla gigante con una barra de sonido cutre. Es un equipo que seguramente consiga la inmersión visual, solo para luego echarte de una patada con un sonido enlatado.

Con la cantidad de grandes efectos que Dolby Atmos ofrece actualmente, el audio es más importante que nunca. Escucharás los diálogos mucho mejor y sentirás que el sonido te rodea si cuentas con un sistema de altavoces surround. Ve a una tienda con Showroom y haz la prueba, te aseguramos que entonces no querrás escatimar en sonido.

Lo ideal es diseñar un sistema multicanal adecuado tanto a la sala como al presupuesto del usuario. Actualmente, existen muchas opciones para adaptarse a cada caso. Desde equipos multicanal wireless gracias a la tecnología multiroom, a modelos de gran tamaño empotrables en paredes estándar o sistemas clásicos con torres y monitores.

Puedes consultar en tu tienda de confianza las particularidades de tu instalación para que puedan orientarte.

 

5. Problemas de alimentación

Existen dos tipos de problemas de alimentación que pueden arruinar la experiencia de cine en casa. La primera es poca potencia. Si tienes un limitador que también afecta a otras partes de tu hogar, cuando las cosas se pongan serias y la película exija picos notables a tu Home Theater, podrían saltar los plomos. Por eso, a la hora de instalar un cine en casa es siempre una buena idea revisar los requisitos de potencia del equipo y asegurarse de que la instalación eléctrica del hogar y la potencia contratada son las adecuadas.

Sin embargo, un problema más habitual es el de la toma de tierra. Aparece cuando una pieza del Home Theater está en una fase distinta al resto, lo que puede traducirse en zumbidos sonoros o interferencias visuales. En caso de que estés sufriendo este tipo de problemas con tu equipo, contacta con un electricista.

 

6. No configurar bien tu equipo

Elegir las piezas de tu equipo Home Theater es solo la primera parte. Tienes que hacer una buena instalación en tu sala, haciendo que todas las piezas encajen entre sí, para poder disfrutar de una gran experiencia.

Por suerte para los entusiastas del Home Theater, calibrar sus sistemas se ha vuelto muchísimo más fácil que antes. Muchos equipos cuentan con micrófono para poder calibrarse automáticamente, y normalmente lleva menos de 10 minutos. No evites este paso y echa un vistazo a los ajustes después de este paso para asegurarte de que son razonables, especialmente desde una posición más alejada del equipo.

Un gran ejemplo de ello es la tecnología de corrección de sala DIRAC, incluida por el receptor AV envolvente NAD T758 v3i.

Otra parte importante es configurar las entradas y salidas con las que conseguirás el sonido surround. Algunos dispositivos utilizan de serie LPCM, que no es más que una señal estéreo. Para lograr la mejor experiencia de audio envolvente, asegúrate de que cada pieza de tu equipo está enviando el sonido a la mayor resolución, o con el nivel de señal Dolby más alto que permite el menú.

Un toque final es ajustar las entradas del receptor Home Cinema. La mayoría se limitan a reproducir en estéreo en todos los canales por defecto cuando reciben una señal estéreo. Muchos deportes y programas de noticias solo cuentan con audio de este tipo. Sin embargo, la mayoría de receptores pueden mejorar este sonido haciendo un upgrade a Dolby Surround. La autocalibración no hará esta parte, tendrás que ir al menú de cada entrada y asegurarte de que está configurado para lograr un modo surround mejorado cuando recibe una señal estéreo.

La proyección, en cambio, se ha vuelto tan buena en la autoconfiguración que, en la mayoría de los casos, solo habrá que elegir el modo del contenido (Película, Deportes…) en el proyector o televisor para conseguir los mejores resultados sin necesidad de hacer más.

 

7. Ignorar la importancia de la acústica

Muchos usuarios compran lo que consideraban un gran equipo Home Theater, pero tienen problemas a la hora de adaptarlo a su hogar. Cuando recurren a un técnico, este descubre que han instalado el equipo en una sala repleta de superficies reflectantes y duras, que hacen que los diálogos sean apenas comprensibles por lo mal que suenan.

La sala tiene un tremendo impacto en el sonido del equipo. La mayoría de espacios para Home Theater tienen demasiadas superficies que reflejan el sonido, haciendo que las ondas vaguen errantes hasta llegar a tus oídos. Esta confluencia entre el sonido emitido por el equipo y el sonido reflejado puede dificultar entender los diálogos, la pista de audio más importante de la mayoría de contenidos audiovisuales.

Cuando tienes un buen plan de corrección para tu sala y lo ejecutas, no solo pasas a disfrutar de unos diálogos claros, sino que todo suena mucho mejor, y la escena acústica se vuelve más espaciosa. Los efectos especiales se benefician de esta amplitud, sonando tal como los quería el directo.

Para corregir este error de tu Home Theater, tendrás que gastar algo de dinero, pero existen una gran cantidad de paneles acústicos disponibles, para solucionar el problema que tengas. Si quieres optar por una solución específica, consulta el catálogo de EZ Acoustics. Mientras que para evitar que el sonido se refleje en superficies que suelen ser un problema (como los cristales de grandes ventanas) siempre se puede usar la inventiva, y solucionarlo de forma barata (en el caso de las ventanas, con unas cortinas).

Solucionando estos errores frecuentes en las instalaciones de Home Cinema, estamos seguros de que ya podrás disfrutar en tu hogar de una auténtica experiencia al estilo inmersivo de Hollywood.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN