Televisores 8K y enrollados: ya están, pero no se los espera (en mucho, mucho tiempo)

El CES 2019 nos ha sorprendido con la pantalla más “enrollada” (firmada por LG) y con televisores 8K (7680 x 4320) de unas contundentes 98 pulgadas a cargo de Samsung y Sony. Sin embargo, ambos productos son un truco de marketing para atraer la atención del público hacia la marca, y todavía se encuentran a años de llegar a la mayoría de hogares.

Según los cálculos de Felix Richer en Statista, los televisores UHD (3,840 x 2,160) todavía están terminando de implantarse en los hogares. Actualmente, se estima que existen unos 222 millones de hogares a nivel mundial con televisor UHD, que habran crecido hasta los 600 millones para el año 2023

Sin embargo, este año se estima que se venderán 400.000 televisores 8K en 2019, una cifra que ascenderá a 11 millones de televisores 8K en 2023, lo que solo supondrá el 3% de televisores de alta definición para 2023 a escala mundial.

Por lo que, a 4 años vista, los televisores 8K seguirán siendo una enorme excepción y eso también afectará a la disponibilidad de contenidos en este formato.

Sin embargo, quien ha atraído todas las miradas ha sido el televisor enrollable de LG gracias a su pantalla OLED flexible, una tecnología de la que han estado fluyendo rumores desde hace un año y cuyo uso principal se esperaba para innovar en terminales móviles. La televisión LG 65R9 tiene resolución 4K y 62 pulgadas, y pese a que la firma asegura que la calidad de imagen será equivalente a la de cualquier otro televisor de la marca con sus especificaciones, los paneles de OLED flexible todavía son una incógnita en cuanto a resistencia, durabilidad y especificaciones técnicas en general.

Por lo tanto, la presentación de la televisión enrollada parece más una estratagema de LG para mostrar que ya cuenta con paneles OLED flexibles que una línea de negocio que fomentar y normalizar en la mayoría de los hogares.

El audio, como siempre en estos casos, sigue siendo el gran olvidado de los televisores planos. 

 

Cómo llevar lo último en tecnología audiovisual a tu salón

Si te gusta la discreción que ofrece la pantalla enrollada de LG, puedes optar por instalar una pantalla de cine encastrada (como Kauber InCeiling), que quedará perfectamente oculta en el techo cuando la recojas y te dará todas las pulgadas que quieras (proyector mediante). Si no quieres hacer obras, también puedes colgarla de la pared, ya que las pantallas Custom de Kauber permiten pintar el chasis en cualquier color de la paleta RAL, además de elegir su tamaño y la tela de proyección.

Asimismo, si lo que buscas es la mayor calidad de imagen para disfrutar de contenidos audiovisuales, hazte con un proyector como BenQ W11000H que ofrece la sobrecogedora cantidad de 8,3 millones de píxels para alcanzar auténtica calidad 4K UHD con HDR para la mejora de color, tecnología DLP y certificado THX de calidad cinematográfica. Es capaz de proyectar una imagen de 100” a tres metros de distancia, con un abanico de tamaños de imagen que va desde las 95 a las 300 pulgadas.

Si quieres, también puedes instalarlo en un soporte que se esconda en el techo cuando no se esté utilizando y que, gracias al trigger, pantalla de proyección y proyector se descubran al mismo tiempo.

 

Sin un buen sonido, todo queda en nada

Ponerse una película en un televisor o pantalla de protección de altísima calidad y resolución, pero con unos altavoces mediocres o directamente malos, es como echarle gaseosa a un Vega Sicilia Único. 

 

El sonido es una parte muy importante no solo para que los diálogos sean inteligibles o que la música no suene de forma plana y frontal, sino para que el espectador pueda sentirse en el centro de la escena que está viendo. En otras palabras: vivirla.

Para ello, lo ideal es un sistema Home Cinema de altavoces, por ejemplo un sistema de cinco canales DALI Zensor y canales extra en altura para Atmos gracias a DALI Alteco C-1. Y, por supuesto, acompañados de uno o dos subwoofers o, para los enamorados del sonido de Hollywood, un Home Cinema Emotiva con la pegada clásica y rotunda del sonido americano.

Si por espacio o presupuesto no se puede acceder a un equipo de sonido Home Cinema de estas características, puede optarse por un sistema estéreo (como los altavoces Ruark MR1, a los que se puede añadir un subwoofer o las portentosas torres Phonar Match Air – próximamente en Sound&Pixel Planet-), o barras de sonido como las Cambridge TV5 v2 o la TVB2 v2.

La mejor forma de disfrutar de la televisión, las películas, los videojuegos, las series o los eventos deportivos ya está disponible y a tu alcance.

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Introduce tu dirección e-mail

Y no te pierdas ninguna novedad