No-Noise Restaurants: el placer de ir a tomar algo sin que se resientan los oídos

La mayoría coincidirá en que un comedor con mucha gente en total silencio parece la escena tensa de una película de terror. Pero exactamente lo contrario, aunque más mundano, no resulta menos tremebundo.

El ruido no es algo que se mencione a menudo en las reseñas, o que la mayoría de nosotros tengamos en cuenta hasta que ya somos víctimas de él. Es solo al tomar asiento en ese popular bar con las tapas, de las que todo el mundo habla maravillas, cuando nos asalta por sorpresa una bacanal de ruido

La estruendosa mezcla de conversaciones a viva voz, órdenes gritadas por los camareros, la algarabía de los electrodomésticos a toda máquina, el tintineo constante de la cubertería… ¡Hasta el sonido de la cisterna! Intentar mantener una conversación en este ambiente obliga a alzar la voz, lo que a su vez azuza al resto de presentes a hacer lo mismo en sus respectivas charlas, y las respuestas recibidas se vuelven ininteligibles. Ni que decir de quienes, ilusos, pretendían emplear su estancia en el local para actividades sosegadas como la lectura y ven cercenada de plano su expectativa – salvo que cuenten con unos Comply SonicFilters o unos auriculares con Comply SmartCore Audio Pro a mano, claro -.

Sin embargo, ya se han alzado voces contra esta aparente constante para desmentirla. Es el caso de Comer Sin Ruido, una asociación española que ampara los locales que han creado ambientes acústicos agradables para sus clientes y comensales, y ofrece consejos a los hosteleros para crear establecimientos agradables a nivel acústicos. El principal es una “Solución general de gran impacto” tan sencilla como “el acondicionamiento acústico de los espacios mediante la utilización de materiales específicos, como paneles absorbentes en techo, materiales porosos y tejidos en la decoración que reducen la reverberación y contribuyen a crear espacios acústicamente confortables”. 

Ez Acoustics es una de las firmas de Sound&Pixel Planet y ofrece todo tipo de material acústico fabricado con materiales de alta calidad para acondicionar cualquier espacio y lograr una acústica agradable. Además, y mediante su distribuidor oficial Sound&Pixel Planet, puede realizar un análisis acústico gratuito de tu sala o local para descubrir cómo puedes acondicionarlo.

También se ha creado la app para Smartphone iHEARu que busca la colaboración de usuarios de todo el mundo para realizar reseñas donde no solo se referencie el nivel de ruido de cada local a horas determinadas sino en la que también se pueden subir muestras de audio para permitir a los amantes de la acústica agradable elegir con propiedad por qué cafetería o restaurante decantarse.

No obstante, cualquiera puede prestar atención y descubrir a simple vista si un local cuida o no de la calidad de su ambiente acústico, con estas sencillas indicaciones.

 

10 Claves para identificar una cafetería con buen ambiente acústico

1.Las mesas no están amontonadas

No existe ninguna distancia que garantice que no escucharás la conversación de la mesa de al lado a un volumen molesto, ya que eso depende en gran parte de la cantidad de personas que intervengan en ella. Sin embargo, un local con las mesas apelotonadas, sin apenas espacio entre ellas, propicia el caos sonoro. Los restaurantes y cafeterías con acústica cuidada suelen dejar un espacio mínimo de unos 60 cm entre las mesas

2.Hay materiales absorbentes

El sonido se refleja contra las superficies lisas y planas (como el cristal o los metales), mientras que las superficies porosas (como el corcho o la tela) los absorben. Por lo tanto, un local decorado con madera y elementos textiles tendrá mejor acústica que uno que haya empleado principalmente, acero y cristal.

3.Los techos no son muy altos

Las salas amplias y vacías generan eco, y los techos demasiado altos suponen un gran espacio vacío en la sala por el que el sonido se propaga, rebota, reverbera y propicia el caos acústico. Salvo que esté acondicionado con material profesional como los paneles absorbentes EZ Acustics (http://www.sound-pixel.com/gama-acustica-0).

4.Hay espacios de transición

Una forma de aislar el sonido de la calle, o el proveniente de los servicios o la cocina, es dejar espacios entre estos y el comedor o la cafetería. Por ejemplo, situando baños y cocina en otra planta, a lo largo de un pasillo, o dejando un pequeño espacio a modo de recibidor entre la puerta de la calle y la estancia principal.

5.Los detalles son reveladores (y empiezan en la puerta)

La acústica agradable es frágil, pues podría romperse con un sonido desagradable y repentino como el de una silla arrastrada por el suelo. Los locales de hostelería No-Noise han tenido en cuenta estos detalles que, frecuentemente, se notan ya solo en la puerta del establecimiento. Si la puerta es ruidosa al abrirse o cerrarse, seguramente los responsables del local no han tenido en cuenta la acústica del mismo.

6.El personal es cuidadoso

Trabajar en hostelería es un trabajo que no puede ser 100% silencioso. Tomar comandas, abrir botellas o servir hielo en un vaso de cristal genera ruido. Sin embargo, un camarero que lo realice sin agobio generará muchos menos decibelios que otro con un montón de clientes por atender, lo que presiona para que vaya más rápido y, consecuentemente, con menos cuidado. Los locales con menos concurrencia cuentan, por norma, con un ambiente acústico más agradable.

7.No hay televisor ni hilo musical a alto volumen

Los clientes, a parte de los días de partido, no pretenden ver la televisión cuando van a una cafetería, bar o restaurante.  Tanto esta, como los hilos musicales, suelen utilizarse para combatir el aterrador silencio de un local vacío del que ya hemos hablado. Sin embargo, cuando los clientes del local comienzan a conversar entre ellos, la televisión o un hilo musical demasiado alto provocan que se hable más alto y el ambiente acústico se resienta. Los locales que cuidan su ambiente acústico suelen optar por hilos musicales con temas ligeros y a un volumen discreto.

8.Eso son… ¡Libros!

Aunque los libros parecen no tener nada que ver con la acústica, es falso. Uno de los mejores difusores de sonido es una estantería con las baldas llenas de libros de tamaños dispares. Si quien se ha encargado de la decoración del local ha instalado algo similar, es posible que haya tenido en cuenta la acústica que proporciona y no solo su acogedora estética. No obstante, si consideras que en tu local no encaja una estantería repleta de libros, puedes optar por un difusor de sonido de Ez Acoustic.

9.Cortinas ornamentales y adornos en las paredes

Del mismo modo en que un buen ambiente acústico es agradable en una cafetería, para muchos también lo es contar con vistas al exterior. Sin embargo, el cristal es un material que refleja el sonido y provoca las desagradables reverberaciones. Para evitarlo, es necesario que las ventanas sean de tamaño reducido, o cuenten con accesorios como cortinas ornamentales (no es necesario que cubran la ventana en su totalidad), que minimicen este efecto. Lo mismo ocurre con las paredes: un muro vacío refleja el sonido, cosa que no ocurre cuando este está decorado con cuadros, telas u otros elementos. Incluso existen paneles acústicos decorativos, hechos para pasar por cuadros.

10.Acondicionamiento acústico profesional

Las curiosas formas del acondicionamiento acústico pueden pasar inadvertidas en diseños contemporáneos y de vanguardia, sobre todo si han sido integrados en la decoración. Hallar en la decoración la geometría prismática o piramidal de los difusores, el zizagueo de las trampas de graves o las líneas enfrentadas de los absorbentes son, sin embargo, una garantía de que la acústica de la sala se ha tenido en cuenta para crear el ambiente más agradable posible.

Ya sea identificando a ojo los restaurantes silenciosos de tu zona, mediante iHEARu, las experiencias previas o las recomendaciones de Comer Sin Ruido, esperamos que tu próxima visita a una cafetería sea de lo más agradable, también para tus oídos.

 

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Introduce tu dirección e-mail

Y no te pierdas ninguna novedad