Música y cerebro, la conexión perfecta

La música es el ingrediente perfecto para añadir a cualquier momento. Su poder es fascinante y muestra de ello son todos los beneficios que aporta a nuestro cerebro para ayudarnos a concentrarnos, motivarnos, alegrarnos, revivir momentos e incluso acompañarnos en ocasiones que no son fáciles.

Muchos han sido y son los estudios que relacionan música y cerebro como dos elementos complementarios a los que se les puede sacar mucho beneficio. ¿y cuáles son estos beneficios? La música inunda nuestro cerebro de dopamina, es decir, potencia nuestro centro de placer. Es capaz de regular nuestra motivación e incluso de aumentar el deseo.

Sacar provecho a todas estas bondades es sencillo, por ello, te proponemos el plan para un día con música.

ORGANIZA TU DÍA CON MÚSICA

7:00 EMPIEZA EL DÍA

Empezar con la energía a tope es la mejor solución para afrontar el día. La música alegre nos motiva.

Un estudio realizado por Spotify y el psicólogo y músico David M. Greenberg de la Universidad de Cambridge concluyen que la mejor canción para empezar el día es Viva la vida de Coldplay. Otras canciones destacadas de este estudio han sido: Elevate de St. Lucia, Lovely Day de Bill Withers o Wake me Up de Avicci

Esta música contiene una letra positiva y un ritmo que va in crescendo. Reprodúcela y llévala contigo a cualquier habitación con Dali Katch, Cambridge Yoyo o Soundcast VG1.

¡a por el día!

9:00 EN EL TRABAJO

El día en el trabajo siempre es una incógnita, por ello nada mejor que echarte un cable para cualquier situación que se presente.

  • Si vas a hacer un trabajo repetitivo y casi “automático” utiliza música conocida. De esta forma tu cerebro no estará pendiente de la música para “preveer” qué seguirá en la pieza musical, pero te animará y motivará para continuar con la tarea.

 

  • Si ese día requieres de una concentración mayor utiliza música sin letra o en un idioma desconocido ya que evitará distracciones. La música referente a sonidos de la naturaleza como un río, la lluvia o el fuego optimizan el funcionamiento cognitivo. Utiliza tus propios auriculares para una mayor intimidad, Grado GW100 o Audeze LCD2 serán tus perfectos compañeros.

 

gw100

18:30 SALIR DEL TRABAJO

Al salir del trabajo en lo que primero pensamos en desconectar y relajarnos, bien haciendo deporte o bien en casa.

  •  Si tu opción para la desconexión se decanta por un poco de gym o algo de running la música con un ritmo rápido y unos buenos auriculares, tales como los Mee X7 plus, activarán el movimiento y te impulsará a conseguir tu objetivo. Además, un extra cuando estamos practicando algún ejercicio es reproducir música que nos recuerda un hecho señalado alegre, pues ello nos motiva mucho más e intensifica nuestro esfuerzo. ¿por qué sucede esto? El cerebro centra su atención en recordar con detalle ese momento alegre para revivirlo lo más fielmente posible, por lo que deja de prestar atención al esfuerzo del ejercicio y, por tanto, al cansancio.

 

  •   La opción de relajarnos en casa, requiere de unos ritmos más lentos y a poder ser que vayan en conjunción con los latidos del corazón, 60 pulsaciones por minuto (ritmo relajado), así conseguiremos que cerebro y corazón estén en sintonía produciendo ondas alfa, encargadas de relajarnos. Estas ondas son uno de los cuatro tipos que produce nuestro cerebro y que funcionan como impulso eléctrico conectando neuronas.

El neurocientífico inglés, David Lewis-Hodgson, investigó sobre las canciones que nos provocan una mayor relajación creando una lista con las 10 canciones más relajantes. Entre ellas encontramos Weightless de Marconi Union, Electra de Religion Cut o Mellomaniac de Chillout Mix, entre otras.

Reproducidas a través de tu sistema estéreo como el de Dali Opticon 6 o con unas cajas más pequeñas como Opticon 2 te sumirán en la relajación más absoluta.

 

opticon 2

21.30 ¡A CENAR!

La cena es uno de los momentos en los que disfrutamos del placer de una buena comida en casa. En estas ocasiones buscamos crear un ambiente único y especial y es cierto que la televisión bloquea todas las sensaciones que nos produce la comida ya que estamos más pendientes de lo que estamos viendo que de disfrutar de nuestra cena.

Por eso lo mejor es añadir, como ingrediente, un toque musical. La música dependerá de nuestras preferencias, pero las mejores opciones pasan por música instrumental (sin letra) o con letra en idioma desconocido. Todos los géneros musicales son bienvenidos, aunque resaltando la música clásica, el jazz o la bossa nova.

VG3 será el altavoz que podrás tener en la cocina mientras preparas grandes manjares o en la mesa mientras disfrutas de tu creación.

vg3  

En resumidas cuentas, cuando escuchamos música el cerebro responde en base a lo que ya tenemos “almacenado” de escuchas anteriores y es que el órgano más complejo de nuestro cuerpo percibe la música, pero también la almacena. Por eso los gustos musicales son tan variados.

La música favorece la neuroplasticidad (nuevas conexiones); aumenta el placer, gracias a la dopamina que se libera; nos ayuda en la gestión de las emociones, tales como el miedo, la tristeza o la alegría y nos alienta a centrarnos en nuestras tareas.

¡Que la música te acompañe!

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Introduce tu dirección e-mail

Y no te pierdas ninguna novedad