Las 10 pruebas de fuego para test de imagen en tu cine o televisor

Si has invertido tiempo y dinero en configurar un cine en tu hogar, sabemos que quieres lucirlo. O, quizás, quieras calibrarlo a la perfección usando sus ajustes. Sea como sea, a continuación te ofrecemos 10 contenidos audiovisuales muy exigentes que te servirán para medir la eficacia de tu equipo a la hora de reproducir. 

Próximamente, haremos otro post para el sonido del cine. Pero este es para la imagen, ya sea con proyector y pantalla o con televisor. 

Recuerda que para que estas pruebas funcionen, es necesario contar con una buena fuente de contenido como el Blu-ray o una descarga en HD. Así que aunque aquí te dejemos algunos videos para que puedas conocer las escenas a las que nos referimos, no son la fuente más adecuada para testar tu equipo. Al final, te diremos qué equipo audiovisual nos montaríamos nosotros para pasarlas todas con nota.

 

1. Medir la calidad de procesamiento de tu cine - Casino Royale - Capítulo 2 (2006)

Existen muchas películas de acción, pero la vigésimo primera de la franquicia Bond tiene la escena perfecta para llevar al límite la capacidad de procesado de imagen de un equipo audiovisual. 

Se trata de la escena de persecución inicial. Un equipo mediocre no gestionará de forma eficiente la sucesión de imágenes, haciendo que aparezca un halo borroso alrededor de los elementos en movimiento. Sin embargo, un equipo audiovisual capaz de procesar esta escena correctamente ofrecerá una imagen totalmente nítida al intercalar los frames. 

 

2. Medir la calidad de saturación de la imagen - The Last Jedi (2017)

Pocos la considerarán la mejor película de Star Wars pero el color furioso de muchas de sus escenas la convierte en una gran forma de medir la calidad de tu imagen.

Te proponemos la batalla en la sala del trono de Snoke, donde el fondo de intenso color rojo debe de mostrarse fuerte en todo su rango de iluminación, y no fundirse con la armadura también escarlata del soldado. Todo ello, sin que la presencia de un rojo saturado afecte a la naturalidad de la piel. Y una vez comienza la batalla, la luz de los sables la resalta a la perfección.

Ideal para ajustar la saturación, para disfrutar del poder cromático con un buen equipo audiovisual o darte cuenta de que a un equipo mediocre le falta fuerza para ofrecer una imagen de calidad.

 

3. Medir la calidad de imagen en las escenas oscuras - Juego de Tronos 8x 03 La larga noche (2019)

No es casualidad que muchos espectadores se quejaran de que este episodio “no se veía bien” en su estreno, ya que llevó al máximo la oscuridad en la mayoría de sus escenas. No obstante, un buen equipo puede reproducirlo sin pérdida de detalle.

Si quieres saber si tu equipo audiovisual gestiona bien la paleta de negros, o calibrar los ajustes al respecto, es una opción magistral y exigente como pocas. Nosotros te recomendamos para ello la escena de la biblioteca, donde Arya huye de los caminantes (minuto 43). 

Mientras en un televisor o pantalla de ordenador mediocres habrá muchos momentos en los que no sabes lo que está ocurriendo y apenas distingues personajes de mobiliario, un buen equipo audiovisual bien calibrado te permitiría distinguir, pese a la poca iluminación de la escena, cada movimiento y elemento del entorno.

Claro que si eres de quien tiene manía a la gallina de los huevos de oro de HBO, siempre puedes contar con Sin City (2005).

 

4. Medir la calidad del color de la imagen - La vida de Pi - Capítulo 1 (2012)

Si quieres saber si tu equipo de cine o televisor es capaz de ofrecerte gamas de color amplias necesitas ponerte la primera escena de La vida de Pi. En ella, se nos muestra el zoo de la familia del protagonista en todo un despliegue de color.

Atención al rosa de los flamencos, el fino pelaje del mono narigudo, los brillos acuáticos alrededor del tapir y la tierra anaranjada. Una de dos: o es un auténtico placer visual lleno de tonalidades y colores, o tu equipo necesita que ajustes la colorimetría.

 

5. Medir la calidad de contraste en la imagen - Alien Covenant - Capítulo 1 (2017)

La obra de Ridley Scott nos regala una escena en blanco y negro idónea para saber si tienes un contraste bien calibrado en tu cine o televisor.

Un equipo mediocre te mostrará una escena monocroma, mientras un buen equipo audiovisual (en especial con buena gestión HDR) mostrará toda una paleta de detalles tonales. Fíjate en las texturas (la ropa, el mármol, el suelo pulido, el lacado del piano, el juego de té de hueso), y cuantas más diferencias puedas encontrar entre ellas, mejor será la gestión HDR de tu equipo audiovisual.

 

6. Medir la calidad de la profundidad en una imagen - Indiana Jones, en busca del Arca Perdida - Capítulo 23 (1981)

Una imagen bien calibrada respeta la perspectiva recogida por la cámara, permitiendo al espectador disfrutar de una visión que en absoluto parece plana. Y para poner a prueba si un televisor o Home Theater está a la altura, este clásico tiene una escena perfecta (que, además, la mayoría conocemos de sobras).

Se trata de la persecución a caballo del un camión, y se nota en cada frame que esta escena fue grabada con la gran pantalla en mente. Desde las dos filas de soldados sentados en el camión a la constante acción en horizontal y los áridos paisajes anarajados, con elevaciones recortándose unas sobre otras y contra el cielo mientras el camión sigue avanzando.

 

7. Medir la calidad del HDR en una imagen - Interestellar - Capítulo 13 (2014)

Si lo que buscas es analizar la efectividad del HDR, opta por este filme que ya se ha convertido en un clásico. En el capítulo 13, el paisaje helado es una brillante mezcla entre superficies muy claras y muy oscuras en el mismo frame, y tu equipo audiovisual necesitará un amplio rango de contraste para poder gestionarlo adecuadamente.

Busca la nitidez de las nubes congeladas en comparación a la escarcha del suelo y las rocas oscuras. El resultado debería ser una imagen contrastada y de bordes definidos repleta de sombras y sutilezas que hace que cada gota de color de contraste que se adentre en el contrario sobresalga.

8. Medir la gestión de la iluminación en una imagen - Pacific Rim (2013)

Hilando muy fino, vamos más allá de que los blancos sean muy blancos y los negros muy negros para analizar la capacidad del equipo para aplicar la iluminación necesaria en cada punto de la pantalla, y para ello, nada mejor que la batalla entre Gipsy Danger y Otachi de Pacific Rim.

Nos encontramos en una batalla entre gigantes que ocurre en mitad de una ciudad repleta de luces de neón multicolor, donde se alzan polvaredas a cada paso y cada golpe y, además, llueve. Observa cómo las polvaredas atenúan iluminación proveniente de los neones que tapan y si se logra un efecto realista, si las zonas oscuras efectivamente lo son y sin los reflejos sobre el metal son creíbles o tan solo haces blancos.

 

9. Medir la precisión del color de la piel en una imagen - Her (2013)

La paleta y filtros utilizados en esta película, repleta de cálidos amarillos y dulces rojos obligan al equipo a afinar al máximo para conseguir el flesh-tone adecuado. Así que si quieres configurar tu equipo para lograr tonos de piel claros realistas, utiliza esta película que te lo pone muy fácil para saber si la configuración actual tiende a enrojecer o amarillear estos complicados tonos.

 

10. Cómo saber si la imagen de mi televisor o cine es espectacular - Planet Earth II (2016)

Los 6 episodios de la serie BBC están grabados no solo con una serie de técnicas cuidadas y avanzadas que convierten su contenido en espectacular, sino que la imagen es la protagonista indiscutible. Por ello, solo un buen equipo bien calibrado te permitirá disfrutarla en todo su esplendor y, si alguno de los puntos principales falla (contraste, HDR, balance de blancos, profundidad de escena, rapidez de procesamiento…) va a cantar. 

Además, está disponible en Blu-ray.

 

¿Con qué equipo pasaríamos nosotros estas pruebas?

Como a nosotros nos gustan grandes, pasaríamos de los televisores para irnos directamente a por un Home Theater.

Elegiríamos una pantalla Kauber fija Frame Lite, y la tela de proyección dependiendo de las particularidades de la sala. Pero suponiendo que la sala estuviera específicamente acondicionada para el Home Theater, nos quedaríamos con la tela de serie: White Ice.

Y como proyector, elegiríamos el BenQ W11000H, con su 4K de 8.3 millones de píxeles, estándar Rec. 709 HDTV para conseguir un color impactante, certificación THX, HDR, DLP, lentes de precisión y toda la tecnología necesaria para reproducir a la perfección cualquier contenido que le pongas por delante.

A continuación, solo nos quedaría gestionar los ajustes para sacarle el máximo partido y ¡listo! A disfrutar.

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Introduce tu dirección e-mail

Y no te pierdas ninguna novedad