La televisión, hoy en España [Infografía]

Pasado el ecuador de 2017 comienzan a surgir los datos que nos permiten conocer qué ha significado el desembarco de gigantes del streaming de video como Netflix, HBO o Amazon Video en España el año pasado. Sin embargo,  no es nada nuevo que ‘la caja tonta’ ha ido perdiendo poder progresivamente en los últimos años. Vamos a diseccionar los datos para dar respuesta a preguntas que muchos nos hacemos.

Preguntas como… ¿Por qué es Telecinco la cadena más vista si es la más denostada en redes sociales? que más de un nativo digital se hace.

Comencemos por un dato ilustrativo. La media de consumo diario de televisión tradicional en España.

La friolera de 233 minutos diarios por persona, o lo que es lo mismo, casi cuatro horas. Un dato algo mejor que el máximo alcanzado en 2012 (246 minutos) pero alejado de los 192 minutos diarios de televisión que se consumían en 1992.

Una audiencia que reparte su preferencia entre las cadenas del siguiente modo:

Como ha sido constante desde hace años, la televisión pública nacional y autonómica obtiene resultados discretos, reabriendo el debate sobre si merece la pena su continuidad. La televisión pública – TVE y regionales - costó en 2014 a cada español 39 euros – o 1,7 euros de cada 1000 euros del PIB -, teniendo ya en cuenta el recorte del 35,3% en su presupuesto desde 2010 a 2014.  

Mientras que los contenidos más vistos del 2016 en España según su clasificación fueron:

Estos datos hacen referencia a la televisión puramente tradicional. Las cadenas que emiten en TDT, se sintonizan con un televisor y cuya fórmula para medir la audiencia lleva mucho tiempo en entredicho. La medida, realizada por Kantar Media, se basa en la información recogida por los 4625 audímetros situados en otros tantos hogares de España y, por ejemplo, solo desde el pasado marzo ha empezado a registrar como audiencia a los invitados del hogar .

Donde encontramos la clave es en el uso de dispositivos según edad:

Esta tabla muestra que el público de entre 16 y 34 años utiliza soportes distintos al televisor para consumir la mayoría de contenido audiovisual. Un contenido que además de la televisión tradicional o los programas de estos ofrecidos por internet, incluyen los servicios de streaming ya disponibles en España – Netflix, HBO, Wuaki, etc –, otros canales como Youtube y la reproducción de contenido almacenado, como DVDs o Blu-ray.

Esto significa que, si la media de consumo de televisión diario ha ascendido o se ha mantenido, es por efecto de los grupos demográficos de mayor edad, mientras las nuevas generaciones son multidispositivo y multiplataforma.

Y por eso, si el mundo fuera como dicta Twitter – cuyos usuarios son jóvenes -, los contenidos televisivos que tan criticados son – y tanto éxito tienen, gracias en su mayor parte a los grupos demográficos de mayor edad – no existirían.

Es de esperar que, con una buena base de potencial audiencia multidispositivo y la conexión a internet como algo más que extendido, las plataformas de video bajo demanda hayan penetrado en nuestro país sin problemas. Sin datos por el momento de HBO o Amazon, que llegaron a España a finales de 2016, los principales exponentes de este servicio que operan en nuestro país contaban con los siguientes suscriptores:

Movistar +, antes Yomvi, es la clara ganadora. Aunque para juzgar este dato es necesario saber que quienes tienen contratada la televisión de pago de Movistar mediante decodificador, cuentan con Movistar + de forma gratuita, lo que puede inflar el dato. Además, es la plataforma de vídeo bajo demanda que lleva más tiempo operando en España y cuenta también con contenido de canales en directo.

Sin embargo, la todopoderosa Netflix  le pisa los talones, sobrepasando ya el medio millón de hogares que lo utilizan en nuestro país, seguida ya de lejos por competidores menores como Wuaki o Filmin. Será necesario esperar para conocer los datos de la CNMC sobre los suscriptores de HBO o Amazon. Esta última, que junto a la suscripción Prime para las compras ofrece como extra Amazon Video – de forma automática y gratuita para el usuario Prime -, también podría contar con una generosa base de usuarios, aunque no todos los suscritos tendrían necesariamente que estar usando el servicio.

Las plataformas de video bajo demanda demuestran estar a la altura de la televisión tradicional e, incluso, la industria cinemátografica. Si en los últimos Oscars con la película Manchester by the Sea – de Amazon Studios – y el documental White Helmets – de Netflix – se llevaron el galardón, la televisión siempre ha sido mucho más afín a las series que a las películas. Y si queremos saber de series, tenemos que mirar los Emmy.

Según la Academia de Artes y Ciencias Televisivas, encargada de repartir los premios Emmy, HBO y Netflix son las creadoras de las series que han recibido mayor número de nominaciones en la última edición.  Una tendencia que, como podemos ver analizando el caso de Netflix, va en aumento tanto en nominaciones como en premios.

Así las cosas, queda claro que la televisión tradicional sobrevive primordialmente gracias a los estratos demográficos de mayor edad, mientras que las nuevas generaciones más vinculadas a las nuevas tecnologías e internet, utiliza más dispositivos y fuentes para disfrutar del entretenimiento audiovisual y todo lo que este ofrece.

 

 

También podría interesarte:

 

 

La calidad de sonido en los servicios de streaming

CAMBRIDGE CINEMA PACKS

Dónde ver películas y series en streaming: la lista definitiva

CINEMA PACKS DALI

Películas Blu-Ray para poner a prueba un Home Cinema

CINE DE DISEÑO

 

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Introduce tu dirección e-mail

Y no te pierdas ninguna novedad