Guía para principiantes: configurar un sistema de alta fidelidad

Según la Federación Internacional de la Industria Fonográfica el 44% de la población mundial compra música en formatos físicos (CD, vinilo) siendo el CD el que ocupa, aún, el primer lugar.

El 75% de personas consume música a través de servicios de vídeo streaming y el 87% consume música a través de la radio, de este 87%, el 68% a través de la radio tradicional y el 35% a través de la radio por internet.

La forma de consumir música va cambiando y la alta fidelidad sigue ganando adeptos y es que a quién no le gusta escuchar la música tal y como fue concebida. Las reproducciones en alta fidelidad tienen muchos beneficios para nuestro cerebro, estado de ánimo y para nuestros oídos. 

Construir un sistema HiFi es un proceso sencillo, ¿qué necesitaremos para ello?

Primeramente, valoremos el tamaño de la sala en la que irá instalado nuestro equipo de alta fidelidad, para elegir el sistema adecuado. Si la sala es a partir de unos 20mlas cajas de suelo, Dali Epicon 6, se podrán acomodar perfectamente a la habitación. De menos metros cuadrados son recomendables las cajas tipo monitor como las Dali Epicon 2.  Una vez que tengamos una idea más o menos clara del tamaño que se ajustaría a nuestra sala, pensemos en la forma en la que escuchamos música en casa, ¿cómo escuchamos música?: si es a través de internet o archivos almacenados en nuestro ordenador o, si bien, lo hacemos a través de formato físico CD, vinilo o DVD.

 851N

Si lo que solemos escuchar son servicios de internet como la radio, plataformas de streaming como Spotify o Tidal o archivos guardados en nuestro NAS, ordenador o móvil podemos pensar en añadir un reproductor en red o streamer. Este equipo irá conectado a los altavoces mediante WiFi, bluetooth o cable. Si dicho streamer lleva integrado el DAC y el preamplificador como en el caso del Cambridge Azur 851N tendrá que ir a unos altavoces activos (con amplificador integrado). Si el streamer no integrara DAC ni amplificador entonces tendríamos que instalárselos a parte, pero podríamos unir ambos servicios en un solo producto como en el Moon Neo ACE, DAC, amplificador y streamer todo en uno. El Moon Neo ACE sacará el máximo provecho y rendimiento a nuestros archivos y a los que se encuentran en la red. Para terminar, solo tendremos que unirlo a unos altavoces pasivos, como las cajas Dali Opticon 8, y el sistema estará listo. Si lo que nos gusta es llevar nuestra música a todas partes la opción por excelencia es que nuestro altavoz HiFi tenga bluetooth, sea inalámbrico y portátil. Podríamos elegir entre la gran gama que ofrece Sound & Pixel de la que os damos algunos ejemplos como el Dali Katch o el Cambridge Yoyo, dos estupendos altavoces que integran la mejor tecnología para reproducir tu música favorita, aunque cualquiera de nuestros altavoces podría ser el ideal para ti, ya que cuidamos al mínimo detalle que todos los dispositivos reproduzcan con alta calidad.

opticon 8opticon 8 black

Si normalmente reproducimos música de formatos físicos como CD, vinilo o DVD tendremos que utilizar un DAC, como puede ser el Young MKIII, y un amplificador, como el Cambridge 851A, y conectarlos a unos altavoces estéreo o home cinema, en caso de que utilicemos el BluRay de un concierto, por ejemplo. Algunos reproductores de CD y DVD ya llevan este DAC incluido por lo que solo tendríamos que añadir un amplificador y los altavoces a nuestro sistema HiFi para que podamos disfrutar de la música al máximo.

Si nuestra colección de vinilos es grande, lo correcto sería invertir en un tocadiscos que debería ir conectado a un previo de phono, como el Cambridge Solo, a un amplificador y a unos altavoces, como los Dali Zensor 3, para que el rendimiento de nuestro tocadiscos sea el correcto debido a que, por lo general, la señal de audio emitida por estos dispositivos es baja y delicada.

music hall usb1

Por último, y no por ello menos importante, no podemos olvidar el cableado  que utilicemos para conectar nuestro sistema. Estamos acostumbrados a cables de ferretería normales y corrientes que conectan a nuestros altavoces (rojo y negro), creemos que son suficientes, pero podrían echar a perder toda la inversión y esfuerzo que hemos puesto en configurar nuestro sistema HiFi. Utilizar cableado adecuado para audio y/o vídeo y de calidad contrastada es un pilar fundamental para que nuestro equipo mejore el rendimiento, para ello, un perfecto ejemplo es el cable WireWorld Luna 7.

 

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Introduce tu dirección e-mail

Y no te pierdas ninguna novedad