Experiencia vinilo 2: Partes del equipo de sonido analógico

Los equipos de sonido para escuchar vinilo son tan peculiares como el soporte mismo aunque actualmente existen diversas opciones. Desgranamos para ti de los equipos más puristas a los más modernos y cómodos.

Ahora que ya conocemos cuales son los encantos del vinilo como soporte musical, vamos a ahondar en el equipo de sonido necesario para disfrutar de su onda de sonido analógica. Una vez conozcamos sus partes, te mostraremos algunas sugerencias de equipo: desde un equipo de sonido HiFi clásico para Alta Fidelidad, y un equipo de sonido para disfrutar de los discos de vinilo de forma conveniente y con la tecnología más moderna.

 

Las partes del equipo de sonido analógico para vinilo

Una característica importante del sonido del vinilo es que la lectura de su onda da, como resultado, una señal a volumen muy bajo. Por ello, es necesario extraerla sin interferencias sónicas (como vibraciones) y amplificarla notablemente para que los altavoces puedan reproducirla. 

A continuación, listamos las partes imprescindibles del equipo de sonido analógico, aunque a la hora de llevarlo a la práctica podemos encontrar soluciones que integran en un único dispositivo varias de ellas, simplificando el equipo si así se desea.

 

EL PLATO

Hablamos de la parte más reconocible, junto a los discos, de la experiencia de escucha de vinilos. Los platos son dispositivos de sonido con una parte circular giratoria en la que se coloca el disco de vinilo, sobre cuyo surco comenzará a desplazarse la aguja a medida que el vinilo rota, extrayendo así el sonido analógico.

Como hemos indicado, la señal de sonido obtenida del surco está a un volumen muy bajo, lo que la hace muy susceptible de sufrir distorsiones si no utilizamos un plato de calidad. Para asegurarnos de que esto no ocurre, debemos buscar platos con un buen sistema de amortiguación (los hay incluso de varios pisos - o plintos - que aislan la mecánica del motor del platter - la parte del plato que gira -).

Los platos con varios plintos tienen la capacidad de aislar los componentes que se ocupan de la lectura entre ellos y de la infuencia exterior. Así se asegura que la cápsula capta el máximo detalle posible al recorrer el surco. Esta característica de los Music Hall fue una idea revolucionaria de Roy Hall, y la marca ha ido perfeccionando todo su potencial modelo a modelo.

Otras piezas importantes del plato giradiscos son el eje, el cojinete, el platter, el motor y la correa. Entre ellos consiguen que el vinilo gire, siendo lo más importante que lo haga a una velocidad adecuada y constante, además de manteniendo una superficie estable.

Si se quiere mejorar el plato, siempre se puede cambiar “la aguja”, referido a la cápsula que la contiene, por una de calidad superior lo que nos ofrecerá un mayor nivel de detalle (el equivalente analógico a una mayor resolución). Existen dos tipos de cápsulas según su tecnología, las MM (Moving Magnet) y las MC (Moving Coil), y has de tener en cuenta cual necesita tu equipo ya que hay previos que no admiten ambas.

No obstante, y para los más exigentes, es interesante considerar la posibilidad de cambiar el cable de serie que une el brazo con el resto del dispositivo. Para aquellos compatibles con conector DIN, el Wireworld mini-tone arm es excelente, aunque poco conocido más allá de círculos expertos.

 

EL PREVIO DE PHONO

La delicada señal analógica necesita una preamplificación específica antes de llegar al amplificador. Esta se hace con los previos de phono, unos dispositivos creados a medida para ello y que son capaces de amplificar la señal sin que sufra alteraciones que afecten a la calidad del sonido.

A la hora de elegir uno, además de la calidad que este te ofrezca, debes fijarte en si es compatible con la cápsula que utilices: MM o MC. No obstante, si quieres experiementar con tu equipo de sonido, lo mejor es que optes por un previo que acepte ambas.

 

EL AMPLIFICADOR

Los dos dispositivos anteriores habrán obtenido una señal de sonido analógica lo bastante sólida como para ser potenciada por un amplificador antes de enviarla a los altavoces para su reproducción. El sonido entrará de forma analógica y saldrá, amplificado, en el mismo formato. Como siempre, es recomendable contar con un dispositivo de calidad HiFi o al menos audiófila para mantener la integridad y calidad de la señal.

 

LOS ALTAVOCES

Las cajas acústicas son las encargadas de reproducir la onda de sonido analógica para que podamos escucharla, y lo hacen moviendo el aire para crear las ondas de sonido. A mayor calidad de las cajas, mayor capacidad tendrán para reproducir todos los detalles y crear una escena sonora fiel a la original, donde podrás ubicar cada fuente de sonido espacialmente.

A la hora de elegir unas cajas acústicas, el caballo grande ande o no ande no vale. Debes elegir unas cajas acústicas acordes al tamaño de tu sala, ya que unas torres en una sala demasiado pequeña crearán una onda de sonido demasiado amplia, que rebotará contra cuánta superficie encuentre. Para elegir los adecuados, puedes entrar en contacto con tu tienda de confianza o echar un vistazo a nuestro post sobre cómo montar tu Home Cinema, donde tratamos el tema en el punto “qué pack elijo”.

 

EL CABLEADO

Lo dejamos lo último, pero no es lo menos importante en absoluto. Cuando trabajamos con tenues señales analógicas, el cableado marca una gran diferencia. Para este caso, optaríamos por cables WIREWORLD, que busca unos estándares de calidad capaces de compararse con la conexión directa. Elegiremos una gama acorde a la calidad del equipo de sonido que hemos configurado. 

 

Equipo HiFi clásico para escuchar vinilos

Comencemos por el equipo de Alta Fidelidad más complejo, en el que cada dispositivo se encarga únicamente de su parte del trabajo buscando la máxima calidad. En este caso, elegiríamos un plato High-End como el Music Hall MMF- 11.1. Gracias a su cuádruple plinto, este giradiscos aísla de la señal analógica extraída cualquier intereferencia que pudiera sufrir, preservando su total integridad junto al brazo de carbono de una sola pieza.

Además, si buscamos la mayor calidad disponible, le haríamos un upgrade con la cápsula GRADO LINEAGE SERIES EPOCH, en la que oro, diamante, zafiro y madera de cocobolo trabajan unidos creando un sonido de élite. Con tanto detalle que podrás sentir que escuchas tu canción favorita por primera vez. 

Para el previo, nos quedaríamos con el Cambridge DUO, compatible con cápsulas MM y MC y garante del auténtico Great British Sound, que muestra el sonido tal cual es: sin sumarle ni restarle nada. Con su circuitería montada en superficie nos aseguraremos de que se mantiene el aislamiento de la señal que ya ofrecían los múltiples plintos del plato, y su tecnología permitirá corregir cualquier mella que pueda haber afectado a la señal analógica.

Tras el previo, enviaríamos el sonido al amplificador, y aquí la elección comienza a depender del tamaño de nuestra sala, junto a los altavoces.

Si contamos con una gran sala de escucha (más de 30 metros cuadrados), optaremos por una etapa CAMBRIDGE EDGE W que mueva unas torres altavoz como las DALI EPICON 8. La señal será amplificada preservando sus detalles y amplitud espacial, para que las cajas puedan reproducirla con total fidelidad al sonido grabado en el estudio que ha quedado plasmado en el vinilo. 

De tener una sala menor, optaríamos por unos monitores como DALI EPICON 2 y los amplificaríamos con un CAMBRIDGE CXA81.

Y si quisiéramos añadir un plus de dramatismo al equipo, le añadiríamos un subwoofer como DALI SUB P-10 DSS. Y cabléalo todo con la gama Wireworld Eclipse.

*Nota: Los vinilos son un soporte estéreo, por lo que aunque puedas servirte de tu equipo de sonido multicanal para escucharlos,
no tiene sentido añadir más que dos cajas, y como mucho un subwoofer, en un equipo dedicado al vinilo.

 

Equipo Audiófilo para iniciarse en el vinilo

Pensar en un equipo como el anterior si te estás iniciando en el vinilo es demasiado, por eso, para aproximarte al ritual de disfrutar de la música analógica, puedes optar por un equipo de sonido más sencillo y asequible sin renunciar a la calidad audiófila.

Quédate con un plato como Music Hall Mark-1 que permite disfrutar de un sonido cuidado y sofisticado a precio de entrada. 

Además, el Mark- 1 encaja a la perfección con el previo Music Hall Mini-2, compatible con MM y MC.

Y para hacer un equipo con menos piezas, lo conectaremos directamente a unas cajas activas (es decir, que cuentan con electrónica de amplificación interna) como las DALI ZENSOR 5 AX para salas grandes, o DALI ZENSOR 1 AX para salas más pequeñas.

El cableado Wireworld se enmarcaría en la gama  Luna  y se podría añadir un subwoofer CAMBRIDGE SUB SX120.

 

Equipo para vinilo sin complicaciones (y sin cables)

Si cuentas con una colección de vinilo a la que quitarle las telarañas, o estás empezando a crear la tuya, y quieres disfrutar de ella de la forma más cómoda posible, COMO AUDIO es la solución.

Su plato COMO AUDIO BLUETOOTH TURNTABLE creará una conexión Bluetooth 2.1 para enviar a altavoces inalámbricos el sonido. Si lo equipas con los altavoces COMO AUDIO SOLO y COMO AUDIO AMBIENTE, lograrás crear un equipo de sonido estéreo con conectividad total, que además de al sonido del vinilo, te permitirá disfrutar vía WiFi de Spotify, Tidal, emisoras de radio online… Y todo ello fácil de controlar gracias a su app para iOS y Android.

Aunque si lo que buscas es la máxima calidad en la transmisión inalámbrica del sonido del vinilo, habrás de subir de categoría optando por un plato como Cambridge Alva TT, con conexión Bluetooth aptX HD y otras tecnologías para que puedas disfrutar sin cables del vinilo gozando de auténtica Alta Fidelidad.

 

Equipo de sonido para Vinilo Wireless High-End

Si quieres disfrutar del sonido del vinilo sin cables, pero con la calidad más alta, dentro de un equipo de sonido que te ofrezca también otras fuentes, debes considerar DALI Sound Hub. Este dispositivo crea una red WiFi inalámbrica cerrada con los altavoces DALI CALLISTO o DALI Rubicon C.

Gracias a las entradas analógicas de Sound Hub, podríamos conectar un plato y un previo. En este caso, nosotros elegiríamos un Music Hall MMF-7.3 y un previo que ofrece un sonido realmente cristalino: el canadiense MOON 110LP v2, también compatible con MM y MC. 

Todas estas opciones constatan algo que los amantes del vinilo descubren pronto: este formato permite a cada usuario crear su propio ritual a la hora de disfrutar de la música contenida en estos grandes discos. Única, personal y que tienes que hacer satisfactoria por y para ti.

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Introduce tu dirección e-mail

Y no te pierdas ninguna novedad