Estrenos de cine en streaming, ¿estrategia temporal o ha llegado para quedarse?

La extraordinaria situación mundial del 2020 ocasionada por el coronavirus ha marcado un punto de inflexión para muchos sectores, y la industria del cine ha sido uno de ellos. Lejos parece quedar ya la polémica sobre la participación de plataformas de streaming en los Óscar de 2020, y ahora grandes productoras como Disney o Warner ya han confirmado que estrenarán simultáneamente sus títulos en salas y en streaming.

La pregunta, por lo tanto, es: ¿se trata de una tendencia fruto de las circunstancias actuales, o va a instaurarse?

Las productoras que han optado por este modelo indican que se trata de una medida necesaria actualmente. “Sabemos que el nuevo contenido es el alma de la exhibición en los cines, pero tenemos que equilibrar esto con la realidad de que la mayoría de las salas probablemente operarán en bajo rendimiento en 2021”, informó la consejera delegada de Warner Bros, Ann Sarnoff, en un comunicado. Mientras, desde Walt Disney, insisten en que la estrategia de estreno en streaming (del live action Mulán) será un caso puntual y aislado, aunque lo han usado también con “El magnífico Iván”.

Pero hay dos grandes razones para pensar que esta estrategia podría convertirse en lo habitual: el beneficio económico de las productoras y la tecnología actual de cine en casa.

 

Estrenos en streaming, lucrativo para las productoras

Netflix ha acostumbrado a sus usuarios a producir contenidos propios y ofrecerlos sin más con la suscripción mensual. Por otra parte, servicios como Youtube Movies permiten comprar (para acceder a perpetuidad) o alquilar (y acceder durante un plazo determinado) filmes a elección. Y esas parecían las dos únicas opciones posibles hasta que llegó Disney y rompió la baraja.

Para el estreno del live action Mulán, un blockbuster con una inversión de 290 millones de dólares, Disney optó por realizarlo en su propia plataforma en streaming Disney Plus, cuyos usuarios pagan una suscripción anual de 69.99 euros. La sorpresa fue que, para acceder al estreno de Mulán 2020 era necesario, a mayores, pagar un recargo de 21.99 euros en España o 30 dólares en Estados Unidos.

Esto se vendió como una opción más económica para las familias, pero lo cierto es que ese precio es un beneficio prácticamente neto para Disney, al ahorrarse intermediarios como pueden ser las propias salas de cine. Es decir, aunque pueda suponer un ahorro para las familias, mantiene o posiblemente aumenta en beneficio de la productora frente al estreno tradicional y fuerza al usuario a suscribirse durante más tiempo a su servicio de streaming, permitiéndole probarlo y, quizás, prolongar su suscripción. 

Es decir, Disney ha conseguido el mismo objetivo que Netflix ofreciendo un mes de suscripción gratuito (que los usuarios prueben su servicio) pero cobrando por ello desde el primer día gracias a su estrategia de estreno de Mulán.

También hay quienes se resisten a esto. Por ejemplo, MGM ha retrasado el estreno de 007 No time to die y negoció con varias plataformas, como Apple TV+ y Netflix, la posibilidad de realizar un estreno en streaming para lo que solicitaba 600 millones de dólares. Pero claro, MGM no cuenta con su propia plataforma de streaming.

No es el caso de Warner, que ha decidido poner en práctica para 2021 una estrategia híbrida para sus estrenos, ofreciéndolos en las salas de cine disponibles pero también en su plataforma de streaming HBO Max sin coste adicional. Esta decisión afectará al menos a 17 títulos que suman una inversión superior a los 1.000 millones de euros, entre los que se encuentran Escuadrón suicida, Godzilla vs Kong, Dune, The Matrix 4, la precuela de Los Soprano o En un barrio de Nueva York (In The Heights), la adaptación cinematográfica del musical de Lin-Manuel Miranda. Y si bien es necesario esperar para saber qué beneficios arroja para la productora, es un proyecto de gran envergadura lo que evidencia que las perspectivas de beneficio son muy valorables.

Y una razón para ello es, sin duda, la tecnología disponible para disfrutar del cine en casa.

 

Home Theater, igual o mejor que las salas comerciales

Durante la contienda entre Spielberg y Netflix sobre el acceso de películas hechas por plataformas de streaming a los Oscar, el guionista de entre otras Taxi Driver, Paul Schrader, puso el dedo en la llaga recordándonos en su página de Facebook que: “La idea de apretujar a más de 200 personas en una sala oscura y sin ventilación para ver una imagen parpadeante fue creada por la economía de la exhibición, no por ninguna noción de la experiencia cinematográfica”.

Y aunque es cierto que durante décadas asistir a las salas de cine era la única forma de disfrutar en condiciones de los contenidos audiovisuales, hace tiempo que eso ha cambiado. Actualmente, existen equipos domésticos de proyección y audio envolvente que permiten a los usuarios disfrutar de una auténtica experiencia cinematográfica en su propio hogar. Que además de personalizar como quieran, pueden expandir para disfrutar no solo de películas, sino también de series, videojuegos, eventos deportivos y programas televisivos.

Hoy en día existen pantallas de 199” pulgadas (4,5 metros de ancho) o más para el uso doméstico y, por supuesto, tamaños más reducidos; así como proyectores que solo necesitan una distancia de 2.5m a la pantalla para proyectar una imagen de 100” (es decir, de 2.2 metros de ancho). Este tipo de innovaciones tecnológicas permiten colocar una gran pantalla en cualquier salón, por pequeño que sea, y además mediante los diseños encastrables, replegables, o para extender sobre la pantalla plana, pueden permanecer ocultos y sin molestar mientras no se están utilizando haciendo el espacio más versátil. Ya no es necesario tener una sala dedicada exclusivamente al cine, sino que el cine puede integrarse en el salón.

Con los altavoces ocurre lo mismo. Antes, los buenos altavoces eran muy voluminosos pero actualmente existen desde opciones de tamaño reducido a grandes fieras encastrables en paredes estándar que desaparecen por completo bajo su rejilla. Por supuesto, también existen las clásicas columnas altavoz, los monitores y hasta altavoces on-wall para colgar de la pared sin tener que meterse en obras.

Además, ahora el audio no solo es envolvente en dos dimensiones, sino que gracias a las tecnologías DTS-X o Dolby Atmos puedes hacerlo tridimensional en tu hogar dotándolo de canales en altura. Para ello solo necesitas un procesador compatible con esta tecnología.

Por su parte, las conexiones a internet para disfrutar del streaming en alta calidad son una realidad. Al igual que los discos duros de alta capacidad para poder guardar los archivos y el cableado para disfrutar de ellas sin cortes ni alteración alguna.

Todo esto hace posible que puedas crear en un salón una sala de cine sin nada que envidiar a las comerciales, y por ello muchos usuarios han decidido invertir en crear la suya para disfrutarla con películas, videojuegos, eventos deportivos y series que cada vez se cuidan más visualmente, como el caso de Juego de Tronos en sus últimas temporadas, hechas para ser disfrutadas en pantalla grande y con equipos de audio envolvente.

 

¿Cómo crear o mejorar mi Home Theater?

Depende del punto en el que se encuentre tu sala.

Puedes empezar por algo sencillo, como hacerte con un televisor de pantalla plana de un buen tamaño y una barra de sonido como DALI Katch One, a la que incluso puedes añadir un subwoofer activo como el DALI Sub C8-D.

Si quieres mejorar el sonido con un equipo multicanal, puedes optar por un Home Cinema de DALI Oberon, a los que puedes añadir canales en altura con unos DALI Alteco-C1 y un receptor de sonido envolvente NAD T 758 V3i.

Si lo que quieres es potenciar la imagen, elige la pantalla Kauber o Seemax que más se adapte a tus necesidades y las de tu sala, tanto en tamaño como en diseño y presupuesto. Y para vivir por completo la experiencia cinematográfica como la estilan en Hollywood, hazte con un proyector BenQ 4K con la tecnología DLP tan imprescindible en la meca del cine y con baja latencia para llevar incluso los videojuegos a la pantalla grande o ver sin delay cada gol de los partidos de tu equipo.

Si eres de quienes disfruta de los contenidos audiovisuales, hacerte con un Home Theater o llevar el tuyo a la máxima expresión es, sin duda, la opción ganadora para el 2021 y más allá.

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Introduce tu dirección e-mail

Y no te pierdas ninguna novedad