Equipo HiFi Recomendado #7: Compacto y Vinilo

Aunque el streaming y la descarga de música HD pega fuerte, quienes ya llevan un tiempo conociendo las mieles de la alta fidelidad suelen atesorar una gran cantidad de música en formato físico. Normalmente, discos de vinilo o discos compactos. Este mes, nuestro equipo recomendado va tanto para ellos como para quienes desean iniciarse en la Alta Fidelidad con un equipo de sonido que no reviente el presupuesto, pero permita disfrutar del sonido con la calidad con la que debería ser escuchado en cada hogar.

La tríada de marcas que protagonizan nuestro séptimo equipo de sonido recomendado son Emotiva, Music Hall y Dali Speakers.

Comenzamos con los lectores. Por un lado, el plato Music Hall MMF-2.3 (399 euros), giradiscos de correa y dos velocidades, fabricado en República Checa y con una calidad de sonido que lo alza como una fuente verdaderamente audiófila. Entre sus piezas encontramos un brazo de fibra de carbono de 8,6”, portacápsulas de aluminio, cápsula MM Music Hall Spirit, aguja elíptica valorada en 100 dólares y un largo etcétera que puedes consultar en las especificaciones del plato MMF-2.3. Con él, ya conseguiríamos acceso a nuestra colección de vinilo.

Para los CD, viajaríamos de tierras checas a americanas para ampararnos bajo el catálogo de Emotiva. En concreto, con el reproductor CD-100 (449 euros) de la BasX Series, que con su DAC interno y salidas digitales puede funcionar como transporte o como reproductor propiamente, dependiendo las exigencias del equipo de sonido o preferencias del usuario. Es compatible con los formatos de CD estándar, desde la capa Red Book de los SACD híbridos a compilaciones MP3 grabadas por el usuario. Su sistema de carga trata los discos compactos con delicadeza, mientras su potente sistema de lector láser recoge todos los datos digitales que contiene.

 

Ambas fuentes irían conectadas al preamplicador PT-100 (449 euros) de Emotiva BasX. Gracias al previo de phono integrado, compatible con cápsulas MM y MC, se puede conectar directamente al Music Hall 2.3. Por su parte, cuenta con DAC integrado y entradas tanto analógicas como digitales, por lo que CD-100 podría conectarse y elegir si usarlo como transporte o reproductor CD. Además, hay cabida para conectarlo a otros dispositivos como televisores, cuenta con sintonizador de radio FM e incluso se puede ampliar su conectividad con el receptor Bluetooth Emotiva BTM-1 (69 euros), que alcanza calidad de transmisión en calidad CD gracias a la tecnología aptX

La amplificación correría a cargo de una etapa Emotiva A-150 (499 euros), muy solvente y que alcanza 75W RMS por canal con ambos activos a 8 Ohm, manteniendo un rango de frecuencias entre los 20Hz y los 20kHz y una distorsión armónica inferior al 0,1%. Y para dar voz a este equipazo, no podían ser otras que las cajas DALI Spektor 6 (599 euros), movidas con soltura por la etapa emotiva y capaces de ofrecer, además de la presencia con garbo de dos señoras torres altavoz, el limpio sonido, nítido y sin adulterar, firma de la alta fidelidad nórdica. 

En caso de no contar con un mueble con baldas independientes, la electrónica quedaría colocada con la etapa en la parte superior, al ser el dispositivo que mejor disipa el calor, el previo en medio y el CD-100 en la parte inferior, ya que el peso le dará estabilidad y, con ello, se evita cualquier virtual ruido por movimiento. La situación idónea del plato, sería una balda en la pared.

El precio total de este equipo de sonido sería de 2.464 euros. Un precio que desmiente que la alta fidelidad tenga precios prohibitivos. Y mucho menos, con el Black Friday a la vuelta de la esquina.

Además, este equipo también cuenta con diversas vías de mejora si en algún momento el usuario desea invertir más en él. Por ejemplo, el plato 2.3 puede sustituirse por un modelo de rango superior – Music Hall 5.3– sin que desentone con el resto de dispositivos, o cambiar la cápsula de serie por una auténtica Cápsula GRADO. La etapa Emotiva A-150 también podría hacerse cargo de torres de series superiores de DALI, como Zensor 7 u Opticon 6 sin problema. Y en caso de que se prefieran monitores en lugar de torres altavoz, puede optar por unas Zensor 3 u Opticon 2. Y puestos a mejorar el cableado, optaríamos por unos Wireworld Luna, analógico y speakers.

Un equipo lleno de posibilidades y capaz de convertir el rincón del hogar dedicado a la música en el más especial de la casa.

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Introduce tu dirección e-mail

Y no te pierdas ninguna novedad