Equipo #10: Paradigma del disfrute en privado de la música

La audiofilia es afición y pasión con múltiples vertientes, pudiendo disfrutarse tanto en compañía como en privado. Para nuestro equipo recomendado número 10 vamos a elegir el equipo de sonido que convertiríamos en nuestro placer personal sin ningún remordimiento. Y es que, con el sonido que consigue y todas las fuentes de las que bebe con facilidad, es imposible pensar en otra cosa que en el disfrute que proporciona la música cuando está acompañada del puntero sonido HiFi una vez se pone a funcionar.

El núcleo duro del equipo será un reproductor en red MOON Neo MiND (1.949 euros) con el que disfrutar de la música sin límites de calidad y mediante la comodidad del streaming doméstico. Ya sea usando como fuente internet(TIDAL, QOBUZ), o desde un servidor NAS cargado de música en calidad Master comprada en internet (2L, HDTracks, Linn Records, Deutch Gramophone, etc. Consulta la lista completa - o la calidad que alcanzan los servicios de streaming musical).

Su pretoriano será el amplificador de auriculares MOON 430HAD (3.799 euros). Una máquina capaz de sacarle todo el jugo a cualquier auricular del mercado, ya sea con drivers planar o dinámicos.

Y llegados a este punto, ya podríamos conectarles cualquier auricular convencidos de que contamos con un equipo de sonido que los llevará a la apoteosis. Pero puestos a elegir, nuestras opciones serían unos Audeze LCD-3 o LCD-4, o unos GRADO GS2000e o PS2000e. Todos ellos creados para transmitir la emoción musical en estado puro, sin escatimar en detalle y fidelidad.  

Los cuatro modelos son tan versátiles como exige su condición tope de gama, pero por ofrecer algunas indicaciones que puedan ayudarte a decidir basándonos en sus cualidades más sobresalientes:

▪  Si te gusta más la música clásica, sobre todo instrumentos cuerda y voces, incluso grandes obras y el jazz de los años dorados (versiones modernas y de todos los tiempos), los Grado GS-2000e (1.749 euros) son para ti.

▪  Si prefieres la música moderna, eléctrica, jazz contemporáneo y fusión; percibir cualquier detalle por insignificante que haya dentro de la grabación, quédate con los Grado PS-2000e (3.099 euros) .

▪  Si lo que buscas es disfrutar de cualquier género musical sabiendo que vas a estar horas y horas con millones de notas musicales acariciando tus tímpanos, los LCD-3 de Audeze (2.259 euros) son tu caballo ganador.

▪  Y si lo que persigues es sentir la magia que tiene la música y acariciar toda su carga emocional mediante la pureza del sonido, no te sentirás realizado hasta que te coloques los Audeze LCD-4 (4.569 euros), independientemente del estilo, género o tipo de música que suene.

La conexión entre los auriculares y el amplificador correría a cargo de un cable balanceado para aprovechar mejor toda su capacidad, aunque hay modelos de auricular en los que esto nos exigiría entrar en el terreno de la personalización. Pero, a fin de cuentas, uno de los grandes placeres audiófilos es customizar el equipo y llevarlo todavía más allá de lo que ofrece de serie. Un apunte importante es que los auriculares GRADO pueden suministrarse con cable balanceado de fábrica, mientras los Audeze cuentan con cables desmontables por lo que es fácil sustituir unos por otros según las exigencias del equipo.

Los dispositivos MOON se conectarían con un cable Wireworld Gold Starlight 7 (RCA o AES/EBU) Digital (desde 307 euros) ya que la conservación de los datos digitales es muy dependiente del medio por el que son transmitidos, y solo WireWorld logra conexiones prácticamente equivalentes a la directa con su cable. Por su parte, para alimentar los MOON, optaríamos por un Wireworld Electra 7, al tratarse de unos cables que actúan como filtros debido a su construcción.

Para quienes aún con las flamantes prestaciones audiófilas de este equipo lo encuentren descafeinado para su gusto y busquen algo más contundente, pueden hacerse con un 430HA – prescindiendo de la placa digital DAC – (3.249 euros) y utilizar un conversor con módulo MiND como el 380D DSD (4.499 euros), enlazándolo con el cable Wireworld Gold Eclipse balanceado estéreo.

No obstante, cualquiera de las dos parejas de dispositivos MOON son lo bastante versátiles como para alzarse como centro de un equipo de sonido grande que incluya etapas de amplificación y cajas, o cajas activas directamente. Pudiendo así compaginar el placer de escuchar música a solas y el de compartirla.

Sin duda, un placer del que es imposible sentirse culpable.

 

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Introduce tu dirección e-mail

Y no te pierdas ninguna novedad