Cómo incluir los equipos de sonido en la decoración

Atrás ha quedado la época en la que los dispositivos electrónicos eran sólo funcionales, pues ahora pueden formar parte de la decoración de la estancia, para lo que SOUND&PIXEL Planet propone tres opciones.

Los equipos de sonido nada tienen ya que ver con la engorrosa imagen del Home Cinema que, hace unos años, llenaba el salón de molestos cables y lo copaba todo con antiestéticos altavoces. Este tipo de dispositivos se vuelven cada vez más frecuentes, casi imprescindibles, en los hogares, y con ello, son tenidos en cuenta a la hora de decorar la casa, en lugar de colocarse como un añadido posteriormente.

Tener en cuenta el equipo de sonido a la hora de crear en interiorismo de la estancia que lo alojará es una tendencia al alza que los fabricantes tienen muy en cuenta. Por ello, ya ofrecen dispositivos de diseño, que puedan camuflarse sin perder calidad o integrarse con cualquier tipo de interiorismo.

SOUND&PIXEL Planet ha recopilado tres modos de incluir estos equipos de sonido dentro de la decoración basándose en las propuestas de las marcas con las que trabaja.

Disimular los altavoces de un equipo de sonido

Altavoces empotrados discretos

Si bien los reproductores, por ejemplo el televisor o un tocadiscos, pueden colocarse de forma estética en un mueble que conforme el punto de atención principal de una estancia, los altavoces son otra historia. Especialmente, dado su tamaño y número.

Muchos no saben que existen los altavoces empotrables, aquellos cuya caja queda oculta dentro de la pared u otra superficie, dejando tan solo a la vista la rejilla, que puede ser personalizada al gusto. Este tipo de dispositivos ofrecen, actualmente, tan buenos resultados a nivel sonoro como sus equivalentes tradicionales además de ahorrar el problema, engorroso y antiestético, de los cables.

Un ejemplo de módulos de altavoz empotrables es la gama Phantom de Dali, un fabricante muy detallista con el diseño de sus dispositivos. Los Phantom proyectan un sonido limpio y consistente sin estropear un ambiente donde la caja de unos altavoces al descubierto sería antiestético.

» Ver altavoces empotrables

¡Adiós a los cables del sistema de sonido!

Altavoces empotrados en interiorismoLos avances tecnológicos en materia de transmisión inalámbrica de datos han permitido deshacerse del que, durante años, ha sido uno de los grandes problemas de los aparatos electrónicos: los cables. 

Ya sea por resultar antiestéticos, o sencillamente un engorro, los cables han sido un “mal necesario” hasta ahora. Los fabricantes de equipos de sonido no han dudado en ponerse manos a la obra para ofrecer dispositivos inalámbricos capaces de reproducir un sonido con la misma calidad que aquellos conectados físicamente gracias a conexiones Bluetooth.

» Ver Altavoces inalámbricos

Dispositivos de sonido como toque de color

Altavoz como punto de contraste en la decoración

Quienes busquen todo lo contrario a ocultar esos altavoces último modelo que acaban de adquirir también están de enhorabuena, ya que los fabricantes no solo crean dispositivos con un acabado a la moda, sino que el monocromatismo negro ha pasado a la historia.

Los equipos de audio suelen instalarse en una habitación en la que son protagonistas, ya sea en solitario o en compañía de reproductores – televisores, por ejemplo –. Por lo tanto, puede aprovecharse su ubicación para resaltarlo y crear contraste con el resto de elementos decorativos.

Un ejemplo de barra de sonido o altavoces sin complejos es la gama Kubik de Dali. Se presentan en llamativos colores, con líneas fluidas y modernas. La carcasa de color es intercambiable, y entre los tonos en los que está disponible, se encuentran el rojo, el morado, el verde pistacho, el naranja y, como no podía ser de otra manera, los más discretos y atemporales negro y blanco. Otro ejemplo del mismo fabricante son los altavoces Fazon F5, con un elegante diseño curvo que aúna estilo propio y calidad de sonido en un mismo aparato.

» Ver la gama Kubik de Dali
» Ver altavoces de diseño

El punto medio: integrar un equipo de sonido en la decoración

Altavoces integrados en la decoración

Se trata, quizás, de la tendencia más difícil ya que hay varios puntos a tener en cuenta. Por ejemplo, el tamaño de los altavoces, el número de estos y la localización necesaria para que el sistema de sonido cumpla perfectamente su función.

Sin embargo, cada vez los fabricantes parecen tener más constancia de ello por lo que ofrecen dispositivos que no solo tienen carcasas personalizables o intercambiables para que se adapten, sino que han sabido hacerlos de colocación variable – sobre una base o colgados en la pared- además de ofrecer la máxima calidad en varios tamaños, para que cada cual elija el que más se adapte al espacio del que dispone.

Un ejemplo de ello es la gama Epicon 2 de Dali, cuyos altavoces tienen una caja que puede ser lisa, mate, brillante o con acabado de madera dándole un aspecto discreto, versátil y elegante. 

Altavoces Hi-Fi de diseño

Asimismo, también existe un amplio abanico de estilos: desde un recalcitrante minimalismo digno de Cupertino, a una nostalgia apariencia retro que apuesta a convertirse en vintage u opciones más contemporáneas. Todo ello para que el usuario no solo pueda disfrutar de una reproducción de sonido perfecta, sino para que hacerlo no trastoque el armonioso interiorismo de la sala en la que lo experimentará.

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Introduce tu dirección e-mail

Y no te pierdas ninguna novedad