¿Vale la pena comprar una buena cápsula para un giradiscos?

Uno de los upgrades más recurridos para un tocadiscos que no se desea cambiar es una nueva cápsula. Y una de las preguntas que los usuarios realizan llegados a este punto es:

 

¿Qué puede ofrecerme una buena cápsula de phono?

 

Resumiendo: llegar, incluso, a zonas vírgenes del vinilo. Lo que supone aumentar el nivel de detalle obtenido.

 

¿Cómo es posible que existan zonas vírgenes en un vinilo que has escuchado mil veces? 

 

Porque hay partes del surco que tu aguja no alcanzaba, pero a la que una mejor puede llegar y leer, suponiendo un aumento inmediato del nivel de detalle. Esto es la ampliación del surco de un vinilo:

Como puedes ver, se trata de una hendidura en forma de V, que se prolonga en espiral por la cara del vinilo y cuyas paredes equivalen a los dos canales estéreo. Uno de ellos, colocado de forma inversa para que la aguja pueda leer ambos a la vez. Los giradiscos convierten el movimiento de la aguja en señales eléctricas que reflejan las variaciones del surco, por lo que tanto esta como la cápsula que la incluye son piezas clave del plato.

 

¿Los vinilos se estropean al escucharlos muchas veces?

 

Escuchar muchas veces un disco de vinilo no lo estropea, ya que la aguja pasa con delicadeza sobre este y el calor de la fricción no es suficiente como para desgastarlo o deformarlo. Tampoco el surco se hace más profundo, ya que la punta de la aguja no llega al fondo del surco.

Por lo tanto, cuando los vinilos se estropean suele ser por ondularse debido a un almacenaje incorrecto o porque se han rayado con un movimiento antinatural de la aguja por culpa del usuario. Es por esto que los audiófilos prefieren vinilos de 180 gr en adelante, ya que un mayor gramaje supone también mayor durabilidad aunque no mejor sonido.

 

¿En qué se distinguen las cápsulas MM y MC?

 

Las cápsulas de giradiscos MM (Moving Magnet) tienen el imán encargado de alterar la señal eléctrica que luego se convertirá en la señal de sonido en el cantilever, la parte móvil de la aguja. Su principal beneficio es que consiguen mayor salida, es decir, que la señal de sonido que logran es más potente.

Por su parte, las cápsulas MC (Moving Coil), tienen los imanes fuera el cantiléver, dando lugar a una señal por lo general más tenue. No obstante, existen excepciones como la Cápsulas de Phono GRADO Labs que, una variación evolucionada de cápsula MC y logra una salida alta gracias a su tecnología exclusiva desarrollada tras más de 60 años de experiencia familiar.

 

 

¿Qué tipo de salida tienen los giradiscos?

 

La salida de phono de las cápsulas es siempre balanceada, contando con cuatro canales, dos para cada uno de los canales estéreo y la misma pista a la inversa.

Salvo que se trate de un plato con previo incorporado (como el Music Hall USB-1), la salida de phono es tan tenue que resulta imprescindible el uso de un Previo de Phono como Cambridge CP1 o CP2, o el MOON LP110.

 

¿Qué tipos de aguja distinta existen y por qué hay tantos modelos? ¿Cambio solo la aguja?

 

En las cápsulas MC es imposible cambiar la aguja, ya que esto supondría cambiar también la bobina, mientras que en las MM es posible al ser el imán susceptible del cambio.

Las distintas formas  de las agujas – elíptica, cónica, lineal, shibata, etc – hacen referencia al corte que se le ha dado al diamante y todas obedecen a distintas tecnologías. En general, es mejor adquirir una cápsula con su propia aguja, ya que el fabricante se habrá encargado de conseguir la más adecuada para su tecnología.

Si bien resulta tentador experimentar con detalles como la distancia del diamante al eje de rotación horizontal, la forma de ataque del diamante al vinilo de forma perpendicular en horizontal y vertical, el peso adecuado para suspender correctamente el cantiléver y la propia aguja para conseguir mejorar el sonido, es algo que solo deben realizar profesionales y audiófilos versados. Si los términos antes mencionados te suenan a chino, será mejor que optes por dejarlo en manos del técnico para no desconfigurar tu plato cuando tratabas de hacer todo lo contrario, ya que los giradiscos son máquinas muy delicadas.

 

¿Qué hace bueno a un giradiscos?

Los mejores giradiscos logran crear una señal detallada y definida, que no se corrompe pese a su extremada delicadeza hasta que abandona el giradiscos para quedar en manos del previo. 

Un ejemplo es el Music Hall MMF-11.1, que cuenta con cuádruple plinto para mantener las piezas separadas conservando la integridad de la señal. El motor se encuentra en un plinto propio bien amortiguado para que su vibración resulte inocua al sonido que produce. El cojinete del eje se encuentra en otro plinto, garantizando un giro uniforme del platter, que no se traduce en alteración de la señal. El conjunto del brazo-cápsula se encuentra en el plinto superior, a parte del resto. De este modo la señal, transmitida por circuitería de cobre de alta pureza que preserva su dinamismo y asistida al comienzo por el brazo de carbono que proporciona menos vibración para una lectura más fidedigna, reproduce todo detalle oculto en el disco de vinilo.

 

No obstante, MMF-11.1 es un tope de gama y Music Hall cuenta con modelos de todas las clases, incluyendo el USB-1 que puede digitalizar la música que tengas en LP, pasándola al ordenador,  si has descubierto que el vinilo no es lo tuyo pero no quieres perder tu colección. Porque, para gustos, soluciones HiFi.

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Introduce tu dirección e-mail

Y no te pierdas ninguna novedad